La elección de Miss Universo es un proceso muy largo, que año tras año mueve una enorme cantidad de personas y de dinero a través del mundo.

Miss Universo es una franquicia que se renueva anualmente. En cada país interesado en mandar una candidata, existe un franquiciado que, tras el pago de una cantidad de dólares (que varía según el tamaño, y la capacidad económica de cada país) tiene los derechos en ese país para mandar una delegada bajo reglas que la Organización Miss Universo impone.

Algunas de esas reglas básicas son las siguientes:

» Que la delegada sea mujer de nacimiento.

» Que nunca se haya casado.

» Que nunca haya estado embarazada.

» Que sea la ganadora del título nacional o, en su defecto, la suplente; también se acepta que la delegada sea designada en casos especiales.

» Que tenga la nacionalidad del país por el que va a concursar.

» Que tenga entre 18 y 27 años cumplidos al 1 de febrero del año en que compita.

» Que tenga la disposición de ser Miss Universo y cumplir lo que ello conlleva.

» Que cuente con pasaporte y visa estadounidense.

Existen otras reglas, y excepciones a éstas, que son adaptables a cada país, dependiendo de la situación particular de cada uno.

En cada país se organiza un certamen local, que va desde eventos austeros y sencillos, como audiciones o castings, hasta fastuosos espectáculos que dan la vuelta al mundo. Existen numerosos títulos nacionales que, históricamente, cuentan con la tradición de elegir a la representante de dicho país en Miss Universo, tal como el Miss Venezuela, el Miss España, el Señorita Colombia, o el Miss Sudáfrica (Miss South Africa). Existen otros, que han nacido recientemente a raíz del cambio de franquiciado, tal como Nuestra Belleza México, Miss Japón Universo (Miss Universe Japan), Miss Universo Reino Unido (Miss Universe UK), o Señorita Panamá Universo.

Tras este proceso que se inicia con más de un año de anticipación, se conjunta a un grupo de concursantes, que oscila entre 70 y 85 candidatas cada año (80 en 2008). Ellas se reúnen en el lugar sede, anunciado con anticipación, entre tres o cuatro semanas antes de la noche final. Cumplen con diversas actividades que van desde grabaciones en locaciones que permitan hacer promoción al país sede hasta cenas con jefes de gobierno y eventos con los patrocinadores. También existe la competencia de Trajes Nacionales y de Fantasía, donde cada delegada luce un diseño representativo de su patria. Alrededor de una semana antes de la noche final, se hace la presentación oficial de las concursantes en un evento llamado Show de Presentación, donde cada candidata desfila en traje de baño (similares para todas) y traje de noche (elegido a gusto personal por cada concursante). Ellas son evaluadas por un panel de jueces preliminar, con el que también se entrevistan personalmente. Dicho panel, junto con la Organización Miss Universo, tiene la tarea de elegir a un número de concursantes que a su consideración podrían ser Miss Universe. Actualmente se ignora si los jueces eligen y la Organización da el visto bueno, o si los jueces eligen a un número de semifinalistas y la organización a otras. El fallo de este panel de jueces no es dado a conocer si no hasta la noche final, en transmisión directa a más de 150 países, donde tras la presentación de cada candidata se anuncia esta selección de 15 candidatas:

Estas 15 concursantes elegidas vuelven a ser evaluadas por un panel distinto de jueces que emiten su opinión de manera numérica por medio de una calificación. Las calificaciones son eliminatorias, no se promedian ni se acumulan, ni tienen que coincidir con el resultado final, ya que en cada ronda se borran las calificaciones anteriores:

» Vuelven a competir en traje de baño, donde se elimina de la competencia a 5 de estas candidatas.

» Las 10 restantes, continúan a una nueva ronda de traje de noche, donde se eliminan a 5 más.

» Las 5 que quedan, se someten a una pregunta hecha por alguno de los jueces, y a partir de esta parte del certamen, se designan las posiciones finales y se elige a la nueva Miss Universo.

Este proceso se cambia constantemente a consideración de la Organización Miss Universo, así que es difícil asegurar que cada edición que venga sea así o varíe en algún sentido